30 junio, 2022

| OBSERVATORIO | Violencia, ataques a negocios y los nervios de Oyarvide

Que la balacera que dejó dos muertos y varios heridos en días pasados en la zona de bares de la avenida Kabah tendría más que nervioso a Rubén Oyarvide Pedrero, secretario de Seguridad Pública y Tránsito de Cancún.

De entrada, NO es la primera vez que un desafortunado evento de ese tipo ocurre en el área de bares situada en las Regiones 226 y 228 de la Kabah.

Peor aún, sucedió en una de las principales y más importantes avenidas de Cancún.

Todo, sin margen de reacción por parte de la Policía de Cancún que, pese a todo, continúa supeditado al Mando Único, sí, ese esquema desaparecido en lo oficial pero que sigue operando en lo extraoficial.

Y sigue porque, dicen, así lo quiere Rubén Oyarvide por decisión propia.

Tras el tiroteo en la Kabah más de uno pidió la cabeza del jefe policiaco en el Ayuntamiento.

Pero al final se mantuvo en el cargo, aunque señalan que eventualmente una vez concluida la elección el “nuevo” Gobierno del Verde que asumirá si gana Mara la gubernatura lo cesará.

Es más, el Verde ya tendría al reemplazo.

Lo cierto es que los ataques a negocios son el pan nuestro de cada día en Cancún, lo que genera el cierre de más y más comercios a diario derivado de la inseguridad.

Apenas ayer domingo un guardia de seguridad fue ejecutado en un restaurante de la súper manzana 17.

Mientras, Oyarvide estaría más preocupado por ser el próximo secretario de Seguridad Pública en el estado que por lo que pasa hoy en Cancún.

Al tiempo.

error: Contenido Protegido